lunes, 12 de marzo de 2007

La Moneda


A Carlos Denis Molina.


Mira cómo los niños,
en un aire y tiempo de otro tiempo,
ríen.
Cómo en su inocencia,
la Tierra es inocente
y es inocente el hombre.
Míralos cómo al descubrir la muerte
mueren, y ya definitivamente
ya sus ojos y sus dientes
comienzan a crecer junto a las horas.

Deja que ellos guarden sin saberlo,
el secreto último de su inocencia
nuestro último sueño, ya olvidado.

Cuando todo termine,
deja que un niño lleve
nuestra única y última moneda.

1 comentario:

Amelie dijo...

Ojalá nunca dejemos de ser niñ@s...
Ojalá alimentemos diariamente a esa/ese niñ@ que llevamos dentro...
Ojalá nos permitamos decir las cosas que queremos decir...
Ojalá nos permitamos bailar y cantar cuando y como nos apetezca, independientemente de lo que piense el resto del mundo...
Ojalá lloremos por golpearnos una rodilla para seguir jugando sólo instantes después...