martes, 13 de marzo de 2007

III

Fuera locura pero hoy lo haría:
Atar un moño azul en cada árbol.
Ir con mi corazón de calle a calle.
Decirle a todos que les quiero mucho.
Subir a los pretiles,
gritarles que les quiero.

Fuera locura,
pero hoy lo haría.

5 comentarios:

Amelie dijo...

La primera vez que leí este verso fue en el Parque Rodó...

Como si siempre hubiese vivido allí, paseaba esa tarde-noche por una feria instalada en el parque y me detuve en un puesto que vendía postales, fotografías, imágenes antiguas...
Elegí una de ellas: era una fotografía, que yo identifiqué como una imagen de Montevideo, aunque en realidad podía ser cualquier ciudad del mundo. Era una pared y, en una gran pintada, esa frase: "Fuera locura, pero hoy lo haría".

Jamás supe que era de Líber...

Hasta que, una tarde cualquiera, en Madrid, hojeando su "Tiempo y Tiempo", me tropecé con ese verso y, entonces, cerré otro de esos círculos que a veces dibujamos en la vida...

amelie dijo...

Ahora, repasando este blog, me tropiezo de vuelta con este poema que tanto me emociona.

Ahora, tras volver a pasar por Montevideo, esa ciudad que tanto me emociona, tengo un grabado con este poema con el que tropiezo de vuelta.

Falco, o su poesía, o su forma de entender la vida, o qué sé yo, forma parte de mí...

Pablo Z dijo...

Éste poema fue parte de mi familia. En la grabadora de papá cantábamos Canciones para no dormir la siesta, María Elena Walsh y también recitábamos Fuera locura pero hoy lo haría.

Más allá de toda esa historia. Yo creo que es una muestra de amor, de cariño hacia el mundo... Es una expresión que dice: "quiero decirte que te quiero a vos"... Bondad, sin importar quién seas.

Anónimo dijo...

It's awesome designed for me to have a web site, which is good for my know-how. thanks admin
Look at my web-site :: latest transfer news soccer summer 2010

juca dijo...

Esta poesía me despertó a las 4y30 de la madrugada sonando en mi cabeza siendo una canción y no sabia el autor, lo sorprendente fue, la experiencia que tuve después de levantarme a la madrugada, tal vez sin ser un símbolo significativo, si fue un mojón en mi vida después de ese hecho hacia un cambio incierto e interminable, aquel abrazo